martes, 30 de agosto de 2016

La Paciencia, don de Dios

Tratado sobre la paciencia - San Agustín

LA PACIENCIA
CAPÍTULO I

La paciencia de Dios

1. La virtud del alma que se llama paciencia es un don de Dios tan grande, que Él mismo, que nos la otorga, pone de relieve la suya, cuando aguarda a los malos hasta que se corrijan. Así, aunque Dios nada puede padecer, y el término paciencia se deriva de padecer (patientia,a patiendo), no solo creemos firmemente que Dios es paciente, sino que también lo confesamos para nuestra salvación. Pero ¿quién podrá explicar con palabras la calidad y grandeza de la paciencia de Dios, que nada padece pero tampoco permanece impasible, e incluso aseguramos que es pacientísimo? Así pues, su paciencia es inefable como lo es su celo, su ira y otras cosas parecidas. Porque si pensamos estas cosas a nuestro modo, en Él, ciertamente, no se dan así. En efecto, nosotros no sentimos ninguna de estas cosas sin molestias, pero no podemos ni sospechar que Dios, cuya naturaleza es impasible, sufra tribulación alguna. Así, tiene celos sin envidia, ira sin perturbación alguna, se compadece sin sufrir, se arrepiente sin corregir una maldad propia. Así es paciente sin pasión. Pero ahora voy a exponer, en cuanto el Señor me lo conceda y la brevedad del presente discurso lo consienta, la naturaleza de la paciencia humana de modo que podamos comprenderla y también procuremos tenerla.

CAPÍTULO II

La auténtica paciencia humana y su utilidad

2. La auténtica paciencia humana, digna de ser alabada y de llamarse virtud, se muestra en el buen ánimo, con el que toleramos los males, para no dejar de mal humor los bienes que nos permitirán conseguir las cosas mejores. Pues los impacientes, cuando no quieren padecer cosas malas, no consiguen escapar de ellas, sino sufrir males mayores. Pero los que tienen paciencia prefieren soportar los males antes que cometerlos y no cometerlos antes que soportarlos, aligeran el mal que toleran con paciencia y se libran de otros peores en los que caerían por la impaciencia. Pues los bienes eternos y más grandes no se pierden mientras no se rinden a los males temporales y mezquinos: porque no son comparables los padecimientos de esta vida con la gloria futura que se ha de revelar en nosotros. Y también: lo que en nuestra tribulación es temporal y leve, de una forma increíble, nos produce un peso eterno de gloria.

CAPÍTULO III

La paciencia de los malvados

3. Veamos, pues, carísimos, qué duros trabajos y dolores soportan los hombres por las cosas que aman, viciosamente, y cómo se juzgan más felices con ellas cuanto más infelizmente las codician. ¡Qué de cosas peligrosísimas y muy molestas afrontan, con suma paciencia, por unas falsas riquezas, unos vanos honores o unas pueriles satisfacciones! Los vemos hambrientos de dinero, de gloria y de lascivia, y, para conseguir esas cosas, tan deseadas y una vez adquiridas no carecer de ellas, soportar, no por una necesidad inevitable sino por una voluntad culpable, el sol, la lluvia, los hielos, el mar y las tempestades más procelosas, las asperezas e incertidumbres de la guerra, golpes y heridas crueles, llagas horrendas. E, incluso, estas locuras les parecen, en cierto modo, muy lógicas.

CAPÍTULO IV

Todo eso lo alaban los necios

Efectivamente, se piensa que la avaricia, la ambición, la lujuria y otros mil pasatiempos más son cosas inocentes mientras no sirvan de pretexto para cometer algún delito o un crimen prohibido por las leyes humanas. Es más, cuando alguien soportó grandes trabajos y dolores, sin cometer fraude, para adquirir o aumentar su dinero, para alcanzar o mantener sus honores, o para luchar en la palestra o cazar, o para exhibir algo plausible en el teatro, no parece una nonada dejar sin reprensión esa vanidad popular, sino que es exaltada con las mayores alabanzas, como está escrito: porque se alaba al pecador en los apetitos de su alma. Pues la fuerza de los deseos lleva a tolerar trabajos y dolores, y nadie acepta espontáneamente lo que causa dolor, sino por aquello que causa placer. Mas, como digo, se juzgan lícitas y permitidas por las leyes, esas apetencias por las que soportan, con la mayor paciencia, trabajos y asperezas, los que inflamados por ellas tratan de satisfacerlas.

CAPÍTULO V

Aguante feroz de Catilina y los malhechores

4. ¿Y qué decir, cuando los hombres soportan grandes calamidades, no para castigar crímenes notorios sino para perpetrarlos? ¿No nos cuentan los escritores de literatura civil de cierto nobilísimo parricida de la patria que podía soportar el hambre, la sed y el frío, y que su cuerpo podía tolerar el ayuno, el frío, el insomnio más de lo que nadie pudiera creer? ¿Y qué diré de los ladrones que, cuando acechan a los viandantes, pasan noches sin dormir, y para asaltar a los inocentes transeúntes someten su alma dañada y su cuerpo a todas las inclemencias del cielo? Algunos de ellos se atormentan entre sí con tal rigor, que su entrenamiento para los castigos en nada difiere de los castigos, pues tal vez no los tortura tanto el juez para arrancarles la verdad como los torturan sus cómplices para que no canten en el tormento. Y, sin embargo, en todo esto, la paciencia es cosa más de admirar que de alabar, mejor dicho, no es de admirar ni de alabar, porque no es tal paciencia. Es una terquedad admirable, pero no se trata de paciencia. Aquí no hay, justamente, nada que alabar, nada útil para imitar. Y, si juzgamos rectamente, un alma es digna de tanto mayor suplicio cuanto más somete a los vicios los medios de la virtud. La paciencia es compañera de la sapiencia, no esclava de la concupiscencia; es amiga de la buena conciencia, no enemiga de la inocencia.

CAPÍTULO VI

La causa distingue la verdadera paciencia de la falsa

5. Así pues, cuando veas que alguien tolera algo pacientemente, no te apresures a alabar su paciencia mientras no aparezca el motivo de su padecer. Cuando éste es bueno, aquélla es verdadera; cuando éste no se mancha con la codicia, entonces aquélla se aparta de la falsedad; cuando aquél se hunde en el crimen, entonces se yerra en darle a ésta el nombre de paciencia. Pues, así como todos los que saben participan de la ciencia, no todos los que padecen participan de la paciencia, sino que los que viven rectamente su pasión, ésos son alabados como verdaderos pacientes, y son coronados con el galardón de la paciencia.

CAPÍTULO VII

Si tanto se aguanta por lo temporal,

cuánto más por lo eterno

6. Los humanos, por esta vida temporal y su salud, toleran males horrendos, de modo admirable, incluso por sus pasiones y sus crímenes, así nos amonestan cuánto hemos de sufrir por una vida buena, para que luego pueda ser eterna, y sin ningún límite de tiempo ni detrimento de nuestro interés, con una felicidad verdadera y segura. El Señor ha dicho: en vuestra paciencia poseeréis vuestras almas. No dijo: Poseeréis vuestras fincas, vuestras honras y vuestras lujurias, sino vuestras almas. Si tanto sufre el alma para alcanzar la causa de su perdición, ¿cuánto debe sufrir para no perderse? Y, para mencionar algo que no es pecaminoso, si tanto sufre por la salud de su cuerpo en las manos de los médicos que cortan o cauterizan, ¿cuánto debe sufrir por su salvación entre los arrebatos de sus enemigos? Los médicos tratan el cuerpo con tormentos para que no muera, pero los enemigos nos amenazan con castigos y la muerte corporal, para empujarnos al infierno donde mueran cuerpo y alma.

7. Verdad es que miramos más prudentemente por el propio cuerpo cuando despreciamos su salud temporal, por la justicia, y por la justicia toleramos con paciencia los castigos y la muerte. Porque de la redención última y definitiva del cuerpo habla el Apóstol cuando dice: dentro de nosotros, gemimos, esperando la adopción de hijos, la redención de nuestro cuerpo. Después prosigue: en esperanza hemos sido salvados; pero la esperanza que se ve no es esperanza, ya que lo que uno ve, ¿cómo lo espera?, y si esperamos lo que no vemos, por la paciencia lo esperamos.

CAPÍTULO VIII

Práctica de la paciencia en el cuerpo y el alma

8. Así pues, cuando nos torturan algunos males pero no nos destruyen las malas obras, no solo poseemos nuestra alma por la paciencia, sino que cuando por la paciencia se aflige y se sacrifica el cuerpo temporalmente, se lo recupera con una salud y una seguridad eterna, y por el dolor y la muerte se conquista una salud inviolable y una inmortalidad feliz. Por eso, Jesús, al exhortar a sus mártires a la paciencia, les prometió también la integridad futura del mismo cuerpo que no ha de perder, no digo ya un miembro, sino ni siquiera un pelo: En verdad os digo, dice, que no perecerá un cabello de vuestra cabeza. Y como dice el Apóstol: nadie tuvo jamás odio a su carne. Vele, pues, el hombre fiel más por la paciencia que por la impaciencia, por la salud de su carne y compare los dolores del presente, por grandes que sean, con la inestimable ganancia de la incorrupción futura.

Así pues, aunque la paciencia sea una virtud del espíritu, el alma ha de practicarla tanto en sí misma como en su cuerpo. En sí misma se practica la paciencia cuando, mientras el cuerpo permanece ileso e intacto y se lo incita a una acción desafortunada, como una torpeza de obra o se le invita de palabra a ejecutar o decir algo que no es conveniente o decente, y sufre con paciencia todos los males para no cometer mal alguno de palabra o de obra.

CAPÍTULO IX

La paciencia del espíritu

Por esta paciencia toleramos el que nuestra felicidad se difiera, en medio de los escándalos de este mundo, aun cuando nuestro cuerpo permanezca sano. Por eso, se dijo lo que antes recordé: si esperamos lo que no vemos, por la paciencia lo esperamos. Con esta paciencia toleró el santo rey David los oprobios de quien le injuriaba; y, pudiendo vengarse con facilidad, no solo no lo hizo sino que reprimió a otro que se dolió y sobresaltó por él; y ejercitó su poder real más bien para prohibir la venganza que para ejecutarla. Entonces su cuerpo no estaba afligido por enfermedad o herida alguna, pero se reconocía el tiempo de la humillación y se aceptaba la voluntad divina por la que se bebía, con espíritu paciente, la amargura de las afrentas. Esta paciencia nos enseñó el Señor cuando, irritados los siervos por la mezcla de la cizaña y queriendo arrancarla, dio la contestación del paterfamilias: dejad que ambas crezcan hasta la siega. Conviene soportar con paciencia lo que no se puede suprimir sin violencia. El mismo Jesús nos presentó y mostró el ejemplo de esa paciencia cuando, antes de la pasión de su cuerpo, toleró los hurtos de su discípulo Judas, antes de declararle traidor; y antes de experimentar las cadenas, la cruz y la muerte, no negó el ósculo de paz a los labios falsos de su discípulo. Todo esto y mucho más, que sería largo citar, corresponde a esa especie de paciencia con que el alma tolera pacientemente, en sí misma, no sus pecados, sino cualquier mal exterior, conservando intacto su cuerpo.

CAPÍTULO X

La paciencia en los males exteriores

Hay otra especie de paciencia por la que el alma tolera cuanto de molesto y áspero ocurre en los padecimientos del cuerpo. Pero no como los necios y hombres malos, que sufren para conseguir vanidades o perpetrar crímenes, sino por la justicia, como lo definió el Señor. Con ambos modos de paciencia lucharon los santos mártires, pues los impíos los llenaron de oprobios y de ese modo el alma sola toleró sus llagas, quedando allí intacto el cuerpo. Pero también ataron sus cuerpos, los encarcelaron, los afligieron con hambre y sed, los atormentaron, los cortaron, los despedazaron, los quemaron y asesinaron. Ellos, en su piedad inconmovible, sometieron su alma a Dios mientras padecían, en su carne, cuanto a los crueles sayones les venía a la cabeza.

10. Pero mayor es el combate de la paciencia cuando no se trata de un enemigo visible, que con la persecución y el furor incita al mal, y que resulta vencido pública y abiertamente por el mártir que se niega a consentir. Se trata del mismo diablo que se vale de los hijos de la infidelidad, como de sus propios instrumentos, para perseguir a los hijos de la luz, mientras combate también por sí mismo ocultamente y empuja con furor para que se diga o haga algo contra Dios.

CAPÍTULO XI

Paciencia del santo Job

El santo Job toleró a este demonio cuando fue atormentado con ambas tentaciones, pero en ambas salió victorioso con el vigor constante de la paciencia y con las armas de la piedad. Primero perdió cuanto tenía, pero con el cuerpo ileso, para que cayese el ánimo, antes de atormentarle en la carne, al quitarle las cosas que más suelen estimar los hombres, y dijese contra Dios algo, al perder aquellas cosas por las que se pensaba que Job servía a Dios. Fue afligido también con la pérdida instantánea de todos sus hijos, de modo que los que recibió uno a uno, los perdiera de una vez, como si su mayor número no se le hubiera otorgado para mostrar la plena felicidad, sino para acumular calamidad. Al padecer todas estas cosas, permaneció inconmovible en su Dios, apegado a su divina voluntad, pues a Dios no podía perderle sino por su propia voluntad. Perdió las cosas, pero retuvo al que se las quitó para encontrar en él lo que permanece para siempre. Pues tampoco se las había quitado el que tuvo voluntad de dañar, sino el que había dado la potestad de tentar.

CAPÍTULO XII

Job fue más cauto que Adán

Entonces el enemigo se ensañó con el cuerpo, no en las cosas externas al hombre, sino que hirió, cuanto pudo, al hombre mismo. De la cabeza a los pies ardían los dolores, manaban los gusanos, corría la purulencia. Pero el espíritu permanecía íntegro en un cuerpo pútrido y toleró, con una piedad inviolable y una paciencia incorruptible, los horribles suplicios de la carne que se corrompía. La esposa estaba presente, pero no ayudaba nada al marido, sino que más bien le impulsaba a blasfemar contra Dios. No se la había llevado el diablo con los hijos como hubiera hecho un ingenuo en el arte de hacer daño, pues en Eva había aprendido cuán necesaria era la esposa al tentador. Sólo que ahora no encontró otro Adán a quien pudiera seducir por medio de la mujer. Más cauto fue Job en los dolores que Adán entre flores. Éste fue vencido en las delicias, aquél venció en las penas, éste consintió en la dulzuras, aquél resistió en la torturas. Estaban también presentes los amigos, pero no para consolarle en el mal, sino para hacerle sospechoso del mal. Pues no podían creer que el que tanto padecía pudiera ser inocente, y su lengua no callaba lo que su conciencia ignoraba. Así, entre los crueles tormentos del cuerpo, el alma se cubría de falsos oprobios. Pero Job toleró en su carne los propios dolores, y en su corazón los ajenos errores. A la esposa corrigió en su insensatez, y a los amigos enseñó la sapiencia, y en todo conservó la paciencia.

CAPÍTULO XIII

La impaciencia de los donatistas

10. Miren este ejemplo: los que a sí mismos se propinan la muerte cuando son invitados a la vida, y al quitarse la vida presente renuncian a la futura. Pues si fuesen obligados a negar a Cristo o hacer algo contra la justicia, como los verdaderos mártires, todo lo deberían soportar con paciencia antes de suicidarse con impaciencia. Si el suicidio pudiera admitirse, para huir de las calamidades, el mismo santo Job se habría suicidado para huir de tantos males, de la crueldad diabólica contra sus bienes, sus hijos y sus miembros. Pero no lo hizo. Lejos de nosotros pensar que un varón prudente haría en sí mismo lo que ni siquiera sugirió la mujer imprudente. Si lo hubiera sugerido, hubiese tenido que escuchar lo que escuchó cuando sugirió la blasfemia: has hablado como una mujer necia. Si hemos recibido de manos del Señor los bienes, ¿no hemos de aceptar los males?.Y, si Job hubiese perdido la paciencia, ya blasfemando como ella pretendía, ya suicidándose como ella no se atrevió a sugerir, entonces hubiese muerto, y sería contado entre aquellos de los que se dijo: ¡Ay de los que perdieron la paciencia!. En lugar de evitar el castigo, lo hubiera aumentado, pues, tras la muerte de su cuerpo, hubiera incurrido en el suplicio de los blasfemos, de los homicidas y de los que son más que parricidas. Pues un parricida es más criminal que un homicida, pues no mata solo a un hombre, sino también a un allegado; y entre los parricidas tanto es uno más criminal cuanto más allegado es aquel a quien mata. Pues peor es, sin duda, el suicida, ya que nadie es tan cercano al hombre como el hombre mismo. ¿Qué es, pues, lo que hacen esos infelices que con el suicidio buscan la gloria de los mártires? Aquí sufren las penas que ellos mismos se infligen y después sufrirán las que les son debidas por su impiedad contra Dios y por la crueldad que contra sí mismos ejercieron. Si sufrieran persecución por dar verdadero testimonio de Cristo, y se suicidaran para huir de los perseguidores, con razón se les diría: ¡Ay de los que perdieron la paciencia! ¿Cómo se daría un premio justo a la paciencia si se corona el dolor con la impaciencia? ¿O cómo se tendrá por inocente al que se dijo: Amarás al prójimo como a ti mismo, si comete homicidio contra sí mismo, cuando se le prohíbe cometerlo contra el prójimo?

CAPÍTULO XIV

La paciencia de los justos

11. Oigan, pues, los santos los preceptos de paciencia que da la Escritura santa: Hijo, al entrar al servicio de Dios, mantente en justicia y temor, y prepara tu alma para la tentación. Humilla tu corazón y aguanta, para que, al final, florezca tu vida. Acepta todo lo que te sobrevenga, aguanta en el dolor y sé paciente con humildad. Porque se prueba a fuego el oro y la plata, pero los hombres se hacen aceptables en el camino de la humillación. Y en otro lugar se dice: Hijo, no decaigas en la disciplina del Señor ni desmayes cuando seas reprendido por Él. Pues al que Dios ama, le castiga; y azota a todo hijo que le es aceptable. Aquí se dice hijo aceptablecomo arriba se dijo hombres aceptables. Pues es muy justo que los que fuimos expulsados de la felicidad primera del paraíso, por una apetencia contumaz de las delicias, seamos aceptados de nuevo por la paciencia humilde de los trabajos. Hemos sido fugitivos por hacer el mal, pero seremos acogidos por padecer el mal. Porque allí delinquimos contra la justicia, y aquí sufrimos por la justicia.

CAPÍTULO XV

La paciencia, don de Dios

12. Pero hay que averiguar de dónde procede la verdadera paciencia que es digna del nombre de esa virtud. Hay quienes la atribuyen a las fuerzas de la voluntad humana, no las que proceden de la ayuda divina, sino las que tiene por su libre albedrío. Pero este es un error soberbio, propio ricos, de los que se dice en el salmo:oprobio para los ricos y humillación para los soberbios. No es esta lapaciencia de los pobres, que no perecerá jamás. Estos pobres reciben la paciencia de aquel rico a quien decimos: tú eres mi Dios porque no necesitas de mis bienes. De Él procede todo regalo óptimo y todo don perfecto. A Él clama el menesteroso y el pobre, que alaba su nombre, y pidiendo, llamando y buscando, dice: Dios mío, líbrame de la mano del pecador, y de la mano del trasgresor de la ley y del malvado. Porque tú eres mi paciencia, Señor, esperanza mía desde mi juventud. Los que van sobrados y se avergüenzan de mendigar a Dios para no recibir de Él la verdadera paciencia, se glorían de la suya, que es falsa, y quieren confundir el consejo del pobre porque Dios es su esperanza. No se acuerdan que son hombres y que pagan excesivo tributo a su voluntad, que es humana; por eso incurren en lo que está escrito: maldito el hombre que pone su confianza en el hombre. Por lo que, aunque toleren con una voluntad tan soberbia cosas duras y ásperas, para complacer a los hombres o para no sufrir cosas peores o para su propia complacencia o por amor de su presunción, hay que decir de su paciencia lo que el apóstol Santiago dice de cierta sabiduría: esta sabiduría no desciende de arriba, sino que es terrena, animal y diabólica. ¿Por qué no ha de ser falsa la paciencia de los orgullosos como lo es su sabiduría? El que da la verdadera sabiduría da también la verdadera paciencia. A Él es a quien canta aquel pobre de espíritu: A Dios está sujeta mi alma porque de Él procede mi paciencia.

CAPÍTULO XVI

La voluntad se basta para la injusticia, no para la justicia

13. Pero replicarán algunos y dirán: Si la voluntad humana, sin el auxilio de Dios, con las solas fuerzas del libre albedrío, realiza tantas fechorías y delitos, ya en el alma ya en el cuerpo, para gozar de esta vida mortal y del deleite del pecado, ¿por qué esa voluntad, con esas mismas fuerzas del libre albedrío y sin requerir la ayuda divina, no se ha de bastar a sí misma, con sus posibilidades naturales para tolerar, con perfecta paciencia, por la justicia y la vida eterna, cuantos trabajos y dolores se presenten? Si se basta la voluntad de los malvados, sin la ayuda de Dios, para ejercitarse en los tormentos, en pro de la iniquidad, antes de ser atormentados por extraños, y es apta la voluntad de los amantes del destierro de esta vida para perseverar, sin la ayuda de Dios, en la mentira, entre los tormentos más atroces y prolongados, para evitar una muerte que les amenaza si confiesan sus crímenes, ¿no será la voluntad capaz, si no le prestan la fuerza de lo alto, de tolerar cualquier dolor por el encanto de la justicia o por amor a la vida eterna?

CAPÍTULO XVII

La caridad es la fortaleza de los justos

14. Los que así hablan no entienden que el inicuo es tanto más duro para tolerar cualquier aspereza cuanto mayor es, en él, el amor del mundo, y que el justo es tanto más fuerte para tolerar cualquier aspereza cuanto mayor es, en él, el amor de Dios. Ahora bien, el amor del mundo tiene su origen en el albedrío de la voluntad, su crecimiento en el deleite del placer y su confirmación en el lazo de la costumbre. En cambio, la caridad de Dios se ha difundido en nuestros corazones, no de nuestra cosecha, sino por el Espíritu Santo que se nos ha dado. Así pues, la paciencia de los justos procede de aquel que difunde en ellos la caridad. Al alabar y recomendar esa caridad, el Apóstol dice de ella, entre otros elogios, que todo lo tolera: la caridad, dice, es magnánima. Y poco después:todo lo tolera. Luego cuanto mayor es, en los santos, la caridad de Dios, tanto más tolera por el Amado; y cuanto mayor es en los pecadores el amor del mundo, tanto más tolera por lo codiciado. Y por eso, el origen de la paciencia verdadera de los justos es el mismo que el origen de la caridad de Dios en ellos. Y la fuente de la paciencia falsa de los malvados es la misma que la fuente del amor al mundo que hay en ellos. Y por eso dice el apóstol Juan: no améis al mundo ni las cosas que hay en el mundo. Si alguien ama al mundo, el amor del Padre no está en él, porque todo lo que hay en el mundo es concupiscencia de la carne, concupiscencia de los ojos y ambición del siglo, cosas que no proceden del Padre, sino del mundo. Cuanto más violenta y ardiente fuere en el hombre esa concupiscencia, que no procede del Padre, sino del mundo, tanto mejor se tolerarán la molestias y dolores por lo que se desea. Y por tanto, como ya dijimos, esta paciencia no desciende de arriba. En cambio, la paciencia de los hombres piadosos viene de arriba, desciende del Padre de las luces. Por tanto, aquélla es terrena, ésta celeste, aquélla animal, ésta espiritual, aquélla diabólica ésta deífica. Porque la concupiscencia, que hace que los pecadores sufran todo con pertinacia, es del mundo, pero la caridad, que hace que los que viven rectamente toleren todo con fortaleza, es de Dios. Por eso, para esa paciencia falsa puede bastar la voluntad humana, sin la ayuda divina, y es tanto más fuerte cuanto más apasionada, y tanto mejor tolera los males cuanto ella se hace peor. Por el contrario, para la paciencia verdadera no se basta la voluntad humana si no es ayudada e inflamada desde arriba, porque el Espíritu Santo es su fuego, y si no se enciende con él, para amar el bien impasible, no puede tolerar el mal que padece.

CAPÍTULO XVIII

La verdadera paciencia procede de Dios, que es caridad

15. Según atestiguan los oráculos divinos: Dios es caridad, y quien permanece en la caridad, permanece en Dios y Dios en él. Pero el que pretende poseer la caridad de Dios sin la ayuda de Dios, ¿qué otra cosa pretende sino que puede poseer a Dios sin Dios? ¿Quién dirá esto, siendo cristiano, cuando nadie, en su sano juicio, se atrevería a decirlo? La verdadera, piadosa, fiel paciencia dice exultante, según el Apóstol, por boca de los santos: ¿quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez, el peligro o la espada? Como está escrito, que por ti somos mortificados todo el día y hemos sido destinados como ovejas a la muerte. Pero en todo esto vencemos, totalmente, por aquel que nos amó. No por nosotros, sino por aquel que nos amó. Luego continúa y añade: Pues estoy cierto que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los principados ni las potestades, ni el presente ni el futuro, ni la altura ni la profundidad, ni criatura otra alguna podrá separarnos del amor de Dios que está en Cristo Jesús, Señor nuestro. Esta es aquella caridad que se ha difundido en nuestros corazones, no de nuestra cosecha, sino por el Espíritu Santo que se nos ha dado. Por el contrario, la concupiscencia de los malos, de la que proviene su falsa paciencia, no procede del Padre, sino del mundo, como dice el apóstol Juan.

CAPÍTULO XIX

¿La concupiscencia procede del mundo
o de la mala voluntad?

16. Quizá aquí diga alguien: Si la concupiscencia de los malos, por la cual toleran todos los males por el objeto apetecido, procede del mundo, ¿por qué se dice que procede de su voluntad? ¡Como si ellos mismos no fuesen del mundo, cuando aman al mundo, abandonando al que hizo el mundo! Pues: Sirven a la criatura antes que al Creador, que es bendito por los siglos. O, tal vez, por esto el apóstol Juan designó con el término "mundo" a los amantes del mundo, y entonces la voluntad del mundano procede, sin duda, del mundo. O, quizá, con este nombre designó el cielo y la tierra y cuanto en ellos se contiene, esto es, el conjunto universal de la criaturas, y entonces la voluntad de la criatura es la del mundo, pues no es la del Creador. Por lo que el Señor dice a éstos: Vosotros sois de abajo, mientras que yo soy de arriba: vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo. Pero a los Apóstoles les dijo: si fueseis de este mundo, el mundo amaría lo que es suyo. Pero para que no se arrogasen más de lo que permitían sus posibilidades, pensando que este no ser del mundo era obra de la naturaleza y no de la gracia, añadió: y porque no sois del mundo, sino que yo os elegí del mundo, por eso el mundo os odia. Por tanto, eran del mundo, pues para que no fuesen del mundo fueron elegidos del mundo.

CAPÍTULO XX

La gracia es previa a los méritos

17. El Apóstol nos presenta esa elección como una gracia, no por los méritos previos de unas buenas obras, cuando dice: en ese tiempo el resto han sido salvado por elección de gracia. Y, si por la gracia, ya no es por las obras, de otro modo la gracia ya no es gracia. Esta es la elección de gracia, es decir, la elección por la que los hombres son elegidos por gracia de Dios. Esta es, repito, la elección de la gracia por la que todos los buenos méritos del hombre se anticipan. Si se otorga por algún mérito bueno, ya no se da gratuitamente, sino según justicia, y entonces no está bien dado el nombre de gracia, porque, como dice también el mismo Apóstol:la paga no se da por gracia, sino que es lo que se debe. Para que sea verdadera gracia, esto es, gratuita, nada ha de encontrar en el hombre que se le deba por mérito, lo que se entiende muy bien en aquello que se dijo: Por nada fueron salvados. De hecho, es la gracia la que da los méritos, no se concede a los méritos. Pues previene incluso a la fe, de la que se originan las obras buenas, como está escrito: el justo vive de la fe. Además, esta gracia no solo socorre al justo, sino que también justifica al impío. Pero incluso cuando ayuda al justo y parece que es debida a sus méritos, tampoco deja de ser gracia, porque no hace sino coronar lo que ella misma donó. Pues por esta gracia, que precede todos los buenos méritos del hombre, no solo fue crucificado Cristo por los impíos, sino que murió por los impíos. Y, antes de morir, eligió a los Apóstoles, no porque fueran justos, sino para justificarlos, a los que dijo: yo os elegí del mundo. Al decirles: No sois del mundo, para que no pensaran que nunca habían pertenecido al mundo, en seguida les añadió: pero yo os elegí del mundo. Precisamente, el que no fuesen del mundo se les concedió en su elección. Puesto que si hubieran sido elegidos por su propia justicia y no por gracia, no hubieran sido elegidos del mundo, pues si ya hubieran sido justos ya no serían del mundo. En fin, si por ser justos hubieran sido elegidos, entonces ya habrían elegido ellos primero al Señor. ¿Pues quién puede ser justo sino porque elige la justicia? Mas, el fin de la ley es Cristo para todo el que cree en orden a la justicia. El cual se hizo para nosotros, por obra de Dios, sabiduría, justicia, santificación y redención; para que como está escrito, el que se gloríe, que se gloríe en el Señor. Él es, pues, nuestra justicia.

CAPÍTULO XXI

También los antiguos se salvaron por la gracia
y por la fe, antes de la Encarnación

18. Por eso, los antiguos justos, antes de la Encarnación del Verbo, fueron justificados en esta fe de Cristo, en esta verdadera justicia que es para nosotros Cristo. Ellos creían futuro lo que nosotros creemos pasado; se salvaban por la gracia mediante la fe, no de su propia cosecha, sino por el don de Dios; y no por su obra para que no se engrieran. Pero todas sus buenas obras no previnieron la misericordia de Dios, sino que la acompañaron. Ellos, mucho antes de que Cristo viniese en carne, oyeron y escribieron: perdonaré a quien perdone y haré misericordia a quien haga misericordia. Ante esas palabras de Dios diría, mucho después, el apóstol Pablo: por tanto no es obra del que quiere ni del que corre, sino de Dios misericordioso. Mucho antes de que Cristo viniese en carne, dijeron ellos también: Dios mío, su misericordia me prevendrá. ¿Cómo podrían ser extraños a la fe de Cristo aquellos por cuya caridad se nos anunció a nosotros Cristo, sin cuya fe ningún mortal hubo, ni hay, ni habrá que pueda ser justo? Si Cristo hubiera elegido a los Apóstoles cuando ya eran justos, antes le habrían elegido ellos a Él para poder ser elegidos justos, pues sin Él no lo no habrían sido. Pero la cosa no fue así, por eso Él les dice: no me elegisteis vosotros, sino que yo os elegí. De ahí que dice el apóstol Juan: no es que nosotros hayamos amado a Dios, sino que Él nos amó primero.

CAPÍTULO XXII

Sin la gracia, todos somos injustos

19. Siendo esto así, ¿qué es el hombre cuando usa, en esta vida, de su propia voluntad, antes de elegir y amar a Dios, sino un injusto y un impío? ¿Qué es, repito, esa criatura humana errante de su Creador, si el Creador no se acuerda de él y le elige y ama gratuitamente? Porque el hombre no puede elegir y amar si no es elegido y amado primero, para curarle, pues por su ceguera no ve lo que ha de elegir y por su debilidad le da náuseas lo que ha de amar. Pero quizá diga alguien: ¿Cómo elige y ama Dios primero a los inicuos para justificarlos, cuando está escrito: Odiaste, Señor, a todos los que obran iniquidad? ¿De qué manera creemos que sea sino de un modo admirable e inefable? De hecho, también podemos pensar que el buen médico odia y ama al enfermo, lo odia porque está enfermo y lo ama para quitarle la enfermedad.

CAPÍTULO XXIII

La caridad, fuente de la verdadera paciencia;
y la concupiscencia, de la falsa

20. Esto lo he dicho por la caridad, sin la cual no puede darse en nosotros verdadera paciencia; porque en los buenos habita la caridad de Dios que todo lo tolera, como está en los malos la codicia del mundo. Pero esta caridad está en nosotros por el Espíritu Santo que se nos ha dado, y, por eso, quien nos da la caridad, nos da también la paciencia. Pero la codicia del mundo cuando tolera pacientemente el peso de cualquier calamidad, y se gloría de las fuerzas de su voluntad, es como si se gloriase del estupor de la enfermedad, no del vigor de la salud. Loco es ese gloriarse, que no es paciencia sino demencia. Esa voluntad tanto parece más paciente en tolerar los males más amargos cuanto está más ávida de los bienes temporales y más vacía de los eternos.

CAPÍTULO XXIV

La mala voluntad no necesita del diablo

21. Cuando el espíritu diabólico incita y enardece la voluntad con apariencias falaces y sugestiones inmundas, cuando se une al pecador en maligna conspiración y enloquece su voluntad con el error o inflama con el apetito de alguna delectación mundana, parece que esa voluntad tolera maravillosamente lo intolerable; pero de ahí no se sigue que no pueda darse mala voluntad sin la instigación de un espíritu inmundo extraño, como no puede darse buena voluntad sin la ayuda del Espíritu Santo. Que pueda darse mala voluntad sin que la seduzca o incite otro espíritu, se prueba en el mismo diablo; él se hizo diablo por su propia voluntad y no por ningún otro diablo. Pues la mala voluntad, ya sea arrebatada por la concupiscencia o descarriada por el temor, desbordada por la alegría o encogida por la tristeza, o por otras perturbaciones del alma, desdeña y tolera todo lo que otros o ella misma, en otras circunstancias, no podrían soportar. Puede también seducirse a sí misma sin instigación de otro espíritu, y, por su debilidad, caer de lo superior a lo inferior. Y, entonces, cuando mayor dulzura cree encontrar en lo que pretende conseguir, cuando más goza lo ya conseguido o se lamenta de su pérdida, tanto mejor lo tolera todo, porque el dolor que tiene que padecer es menor que el gozo que le produce lo que ama. Sea de ello lo que fuere, se trata de una criatura y su emblema es el placer. Pues por el contacto familiar y la experiencia de su deleite se adhiere, en cierto modo, la criatura amada al amante.

CAPÍTULO XXV

La buena voluntad solo viene de Dios

22. De muy diferente linaje es la dulzura del Creador, de la que está escrito: Y los abrevarás en el torrente de tus delicias. Dios no es, como nosotros, una criatura. Si su amor no viene de Él a nosotros, no puede darse en nosotros. Y por esto, la buena voluntad por la que se ama a Dios no puede darse en el hombre sino cuando Dios produce en él ese querer. Esta buena voluntad, es decir, la voluntad sumisa, fielmente, a Dios, encendida con el fuego supremo de la santidad, que ama a Dios y al prójimo por Dios, ya se trate del amor, del cual afirma el apóstol Pedro: Señor, tú sabes que te amo, o del temor del que dice el apóstol Pablo: con temor y temblor trabajad vuestra propia salvación, o de la alegría de la que dice: alegres en la esperanza y pacientes en la tribulación, o de la tristeza de la que dice que sufrió mucha por los hermanos. En todo eso que sufre de amargo y áspero, se trata siempre de la caridad de Dios que todo lo aguanta, y que no es difundida en nuestros corazones sino por el Espíritu Santo que se nos ha dado.

CAPÍTULO XXVI

La paciencia, don de Dios; y la paciencia, de los cismáticos

Por lo tanto, no puede dudar la piedad que la paciencia de los que toleran piadosamente es un don de Dios como la caridad de los que aman santamente. Ni engaña ni yerra la Escritura que no solo en el Antiguo Testamento nos presenta claros testimonios de esto, cuando se dice a Dios: Tú eres mi paciencia, y también: de Él procede mi paciencia, o cuando otro profeta dice que recibimos el espíritu de fortaleza, sino que también en las Cartas apostólicas se lee: Porque se os ha dado por Cristo no solo el creer en Él, sino también el padecer por Él. No se atribuya, pues, el alma noble lo que oye le fue regalado.

23. Si, pues, alguien no tiene la caridad que pertenece a la unidad de espíritu y al vínculo de la paz, con el que se ciñe y reúne la Iglesia católica, vive en el cisma y, para no renegar de Cristo, sufre tribulaciones, angustias, hambre, desnudez, persecución, peligros, cárceles, cadenas, tormentos, espada, o llamas o fieras o la misma cruz, por temor a la condenación y al fuego eterno, no hemos de condenar todo esto, antes bien es muy laudable esa paciencia. No podemos decir que mejor le hubiera sido negar a Cristo para no padecer estas cosas que padeció confesándole, sino que quizá podemos pensar que le será más llevadero el juicio futuro que si, negando a Cristo, hubiese evitado todas esas cosas. Pues, aunque es verdad lo que dijo el Apóstol: Si entrego mi cuerpo para que arda, pero no tengo caridad, de nada me aprovecha, así hemos de entender que nada le aprovecha para alcanzar el reino, aunque le hará más benigno el suplicio del juicio final.

CAPÍTULO XXVII

La paciencia del cismático como don de Dios

24. Con razón se puede preguntar si es un don de Dios o se ha de atribuir a las fuerzas de la voluntad humana la paciencia por la que el que vive separado de la Iglesia, no por el error que lo separó, sino por la verdad del sacramento y de la palabra que conservó, sufre las penas temporales por temor a incurrir en las eternas. Hemos de tener cuidado, no sea que, si decimos que esta paciencia es don de Dios, los cismáticos que la tienen crean que pertenecen también al reino de Dios, o si negamos que sea don de Dios, se nos obligue a confesar que en la voluntad humana puede haber algo bueno sin la ayuda y el favor de Dios. Porque es un bien que el hombre crea que será castigado con el suplicio eterno si niega a Cristo, y por esa fe tolera y desprecia el suplicio humano.

25. Por eso, no se ha de negar que se trata de un don de Dios, pero hay también que entender que son muy otros los dones de Dios a los hijos de aquella Jerusalén de arriba que es libre y es nuestra madre.

CAPÍTULO XXVIII

Diferentes dones de los hijos y de los desheredados

Los dones de los hijos son, en cierto modo, hereditarios, puesto que, por ellos, somos herederos de Dios y coherederos con Cristo. Los otros dones pueden recibirlos incluso los hijos de las concubinas, a los que se equiparan los judíos carnales, los cismáticos y los herejes. Pues aunque esté escrito: arroja a la esclava y a su hijo, pues no heredará el hijo de la esclava con mi hijo Isaac. Y Dios dijera a Abrahán: Por Isaac será nombrado tu linaje, y el Apóstol interpreta esto, cuando dice: es decir, no son los hijos de la carne los hijos de Dios, sino que los hijos de la promesa serán contados en el linaje, para que entendiéramos que el linaje de Abrahán, según Isaac, pertenece a los hijos de Dios por Cristo. Esos son el cuerpo de Cristo y sus miembros, es decir, la Iglesia de Dios una, verdadera, genuina, católica, que tiene la fe piadosa, aquella que obra por la caridad, no aquella que actúa por el orgullo o por el miedo. Sin embargo, cuando Abrahán separó a los hijos de las concubinas de su hijo Isaac, les concedió algunos dones, no para nombrarlos herederos, sino para no despedirlos vacíos. Pues así leemos: dio Abrahán a su hijo todos sus bienes, y a los hijos de sus concubinas les otorgó dones, y los separó de su hijo Isaac. Si somos hijos de la Jerusalén libre, comprendamos que unos son los dones de los herederos y otros los de los desheredados. Herederos son aquellos a quienes se dijo: no habéis recibido el espíritu de servidumbre para caer de nuevo en el temor, sino que recibisteis el espíritu de los hijos de adopción por el que clamamos: Abba, ¡Padre!

CAPÍTULO XXIX

Premio eterno de la paciencia

26. Clamemos, pues, con espíritu de caridad, hasta que lleguemos a la herencia en la que hemos de recalar eternamente. Seamos pacientes con un amor liberal, no con un temor servil. Clamemos mientras somos pobres hasta que por aquella herencia nos hagamos ricos. La mejor garantía que de esto recibimos es que Cristo se hizo pobre para enriquecernos. Al ser elevado Él a las riquezas eternas fue enviado el Espíritu Santo para que inspirase en nuestros corazones los deseos santos. Pues la paciencia de los pobres no perecerá nunca, la paciencia de estos pobres que creen pero aún no contemplan, que esperan sin poseer todavía, que suspiran con el deseo pero aún no reinan felices, que aún tienen hambre y sed pero no han sido saciados. Y no es que allí vaya a haber paciencia, pues no habrá nada que tolerar, pero se dijo que no perecerá, porque no será estéril. Puesto que su fruto será eterno, no perecerá nunca. Aquel que trabaja en vano, al ver que le engañó la esperanza con la que trabajaba, con razón dice: "He perdido tanto trabajo". En cambio, el que llega a alcanzar lo prometido a su trabajo se dice exultante: "No he perdido mi trabajo". Se dice que no ha perecido el trabajo, no porque sea eterno sino porque no fue realizado en vano. Así, no perecerá nunca la paciencia de los pobres de Cristo, que han de ser enriquecidos con su herencia, no porque allí se nos mande tolerar con paciencia, sino porque a causa de lo que aquí hemos sufrido con paciencia, allí gozaremos de la bienaventuranza eterna. No pondrá término a la felicidad eterna quien otorga la paciencia a la voluntad temporal, pues ambos regalos se otorgan al don de la caridad.

Traductor: Lope Cilleruelo, OSA

Revisión: Domingo Natal, OSA

domingo, 28 de agosto de 2016

Mensaje de la Santísima Virgen en Medjugorje el 25 de agosto de 2016

28 de agosto: San Agustín: «Dame lo que mandas y manda lo que quieras»

«Dame lo que mandas y manda lo que quieras»


"Toda mi esperanza no estriba sino en tu muy grande misericordia. Da lo que mandas y manda lo que quieras (da quod iubes et iube quod vis). Nos mandas que seamos continentes. Y como yo supiese —dice uno— que ninguno puede ser continente si Dios no se lo da, entendí que también esto mismo era parte de la sabiduría, conocer de quién es este don33.

Por la continencia, en efecto, somos juntados y reducidos a la unidad, de la que nos habíamos apartado, derramándonos en muchas cosas. Porque menos te ama quien ama algo contigo y no lo ama por ti.

¡Oh amor que siempre ardes y nunca te extingues! Caridad, Dios mío, enciéndeme. ¿Mandas la continencia? Da lo que mandas y manda lo que quieras (da quod iubes et iube quod vis)".

San Agustín, "Confesiones", Libro décimo.  


Vida de San Agustín 

Una de las autobiografías más famosas del mundo, las Confesiones de San Agustín, comienza de esta manera: “Grande eres Tu, Oh Señor, digno de alabanza … Tu nos has creado para Ti, Oh Señor, y nuestros corazones estarán errantes hasta que descansen en Ti” (Confesiones, Capítulo 1). Durante mil años, antes de la publicación de la Imitación de Cristo,  Confesiones fue el manual más común de la vida espiritual. Dicho libro ha tenido más lectores que cualquiera de las otras obras de San Agustín. El mismo escribió sus Confesiones diez años después de su conversión, y luego de ser sacerdote durante ocho años. En el libro, San Agustín se confiesa con Dios, narrando el escrito dirigido al Señor. San Agustín le admite a Dios: “Tarde te amé, Oh Belleza siempre antigua, siempre nueva. Tarde te amé” (Confesiones, Capítulo 10).  Muchos aprenden a través de su autobiografía a acercar sus corazones al corazón de Dios, el único lugar en donde encontrar la verdadera felicidad … ¿Quién fue este ‘pecador que llegó a ser un santo’ en la Iglesia? 

 Los primeros años


San Agustin nació en Africa del Norte en 354, hijo de Patricio y Santa Mónica. El tuvo un hermano y una hermana, y todos ellos recibieron una educación cristiana. Su hermana llegó a ser abadesa de un convento y poco después de su muerte San Agustín escribió una carta dirigida a su sucesora incluyendo consejos acerca de la futura dirección de la congregación. Esta carta llego a ser posteriormente la base para la “Regla de San Agustín”, en la cual San Agustín es uno de los grandes fundadores de la vida religiosa.

 Patricio, el padre de San Agustín fue pagano hasta poco antes de su muerte, lo cual fue una respuesta a las fervientes oraciones de su esposa, Santa Mónica, por su conversión. Ella también oró mucho por la conversión de su entonces caprichoso hijo, San Agustín. San Agustín dejó la escuela cuando tenía diez y seis años, y mientras se encontraba en esta situación se sumergió en ideas paganas, en el teatro, en su propio orgullo y en varios pecados de impureza. Cuando tenía diez y siete años inició una relación con una joven con quien vivió fuera del matrimonio durante aproximadamente catorce años. Aunque no estaban casados, ellos se guardaban mutua fidelidad.  Un niño llamado Adeodatus nació de su unión, quien falleció cuando estaba próximo a los veinte años. San Agustín enseñaba gramática y retórica en ese entonces, y era muy admirado y exitoso. Desde los 19 hasta los 28 años, para el profundo pesar de su madre, San Agustín perteneció a la secta herética de los Maniqueos. Entre otras cosas, ellos creían en un Dios del bien y en un Dios del mal, y que solo el espíritu del hombre era bueno, no el cuerpo, ni nada proveniente del mundo material.   

La conversión de San Agustín


A través de la poderosa intercesión de su madre Santa Mónica, la gracia triunfó en la vida de San Agustín. El mismo comenzó a asistir y a ser profundamente impactado por los sermones de San Ambrosio en el Cristianismo. Asimismo, leyó la historia de la conversión de un gran orador pagano, además de leer las epístolas de San Pablo, lo cual tuvo un gran efecto en el para orientar su corazón hacia la verdad de la fe Católica. Durante un largo tiempo, San Agustín deseó ser puro, pero el mismo le manifestó a Dios, “Hazme puro … pero aún no” (Confesiones, Capítulo 8).  Un día cuando San Agustín estaba en el jardín orando a Dios para que lo ayudara con la pureza, escuchó la voz de un niño cantándole: “Toma y lee; toma y lee” (Confesiones, Capítulo 8). Con ello, el se sintió inspirado a abrir su Biblia al azar, y leyó lo primero que llego a su vista. San Agustín leyó las palabras de la carta de San Pablo a los Romanos capítulo 13:13-14:  “nada de comilonas y borracheras; nada de lujurias y desenfrenos … revestíos más bien del Señor Jesucristo y no os preocupéis de la carne para satisfacer sus concupiscencias.” Este acontecimiento marcó su vida, y a partir de ese momento en adelante el estuvo firme en su resolución y pudo permanecer casto por el resto de su vida. Esto sucedió en el año 386. Al año siguiente, 387, San Agustín fue bautizado en la fe Católica. Poco después de su bautismo, su madre cayó muy enferma y falleció poco después de cumplir 56 años, cuando San Agustín tenía 33. Ella le manifestó a su hijo que no se preocupara acerca del lugar en donde sería enterrada, sino que solo la recordara siempre que acudiera al altar de Dios. Estas fueron unas palabras preciosas evocadas desde el corazón de una madre que tenía una profunda fe y convicción.  

Obispo de Hipona


 Luego de la muerte de su madre, San Agustín regresó al Africa. El no deseaba otra cosa sino la vida de un monje – vivir un estilo de vida silencioso y monástico. Sin embargo, el Señor tenía otros planes para el. Un día San Agustín fue a la ciudad de Hipona en Africa, y asistió a una misa. El Obispo, Valerio, quien vio a San Agustín allí y tuvo conocimiento de su reputación por su santidad, habló fervientemente sobre la necesidad de un sacerdote que lo asistiera. La congregación comenzó de esa manera a clamar por la ordenación de San Agustín. Sus plegarias pronto fueron escuchadas. A pesar de las lágrimas de San Agustín, de su resistencia y de sus ruegos en oposición a dicho pedido, el vio en todo esto la voluntad de Dios. Luego dio lugar a su ordenación. Cinco años después fue nombrado Obispo, y durante 34 años dirigió esta diócesis.   San Agustín brindó generosamente su tiempo y su talento para las necesidades espirituales y temporales de su rebaño, muchos de los cuales eran gente sencilla e ignorante. El mismo escribió constantemente para refutar las enseñanzas de ese entonces, acudió a varios consejos de obispos en Africa y viajó mucho a fin de predicar el Evangelio. Pronto surgió como una figura destacada del Cristianismo. 

El amor de San Agustín hacia la verdad a menudo lo llevo a controversias con diversas herejías. Por ejemplo, las principales herejías contra las cuales habló y escribió fueron las de los Maniqueos, de cuya secta había pertenecido anteriormente; de los cismáticos Donatistas que se habían apartado de la iglesia; y, durante los veinte años restantes de su vida, contra los Pelagianos, que exageraban la función del libre albedrío para hacer caso omiso a la función de la gracia en la salvación de la humanidad. San Agustín escribió mucho acerca de la función de la gracia en nuestra salvación, y más adelante obtuvo el título de doctor de la Iglesia especialmente debido a sus intervenciones con los Pelagianos. En esta línea, el mismo escribió mucho también acerca del pecado original y sus efectos, del bautismo de niños pequeños y de la predestinación.  


Escritos


 San Agustín fue un escritor prolífico, que escribió más de cien títulos separados. Según lo mencionado anteriormente, San Agustín escribió su famosa autobiografía titulada Confesiones.  El mismo escribió además un gran tratado durante un período de 16 años titulado Sobre la Trinidad, meditando sobre este gran misterio de Dios casi diariamente. San Agustín escribió además la Ciudad de Dios, que comenzaba como una simple y breve respuesta a la acusación de los paganos de que el Cristianismo era el responsable de la caída de Roma.

 Dicha obra fue escrita entre los años 413-426, y es una de las mejores obras de apologética con respecto a las verdades de la fe Católica. En ella, la ‘ciudad de Dios’ es la Iglesia Católica. La premisa es que los planes de Dios tendrán resultado en la historia en la medida en que las fuerzas organizadas del bien en esta ciudad derroten gradualmente a las fuerzas del orden temporal que hacen la guerra a la voluntad de Dios. Una línea de este libro se puede apreciar a continuación: “Por tanto dos ciudades han sido construidas por dos amores: la ciudad terrenal por el amor del ego hasta la exclusión de Dios; la ciudad celestial por el amor de Dios hasta la exclusión del ego. Una se vanagloria en si mismo, la otra se gloría en el Señor. Una busca la gloria del hombre, la otra encuentra su mayor gloria en el testimonio de la conciencia de Dios” (Ciudad de Dios, Libro 14).


Conclusión de su vida


En 430 San Agustín se enfermó y falleció el 28 de agosto de ese mismo año. Su cuerpo fue enterrado en Hipona, y fue trasladado posteriormente a Pavia, Italia. San Agustín ha sido uno de los más grandes colaboradores de las nuevas ideas en la historia de la Iglesia Católica. El es un ejemplo para todos nosotros – un pecador que se hizo santo y que nos da esperanza a todos. San Agustín es actualmente uno de los treinta y tres doctores de la Iglesia. Su fiesta se celebra el 28 de agosto. 

ORACIÓN A SAN AGUSTÍN
COMPUESTA POR JUAN PABLO II






¡Oh gran Agustín,
nuestro padre y maestro!,
conocedor de los luminosos caminos de Dios,
y también de las tortuosas
sendas de los hombres,
admiramos las maravillas que la gracia divina
obró en ti, convirtiéndote en testigo apasionado
de la verdad y del bien,
al servicio de los hermanos.

Al inicio de un nuevo milenio,
marcado por la cruz de Cristo,
enséñanos a leer la historia
a la luz de la Providencia divina,
que guía los acontecimientos
hacia el encuentro definitivo con el Padre.

Oriéntanos hacia metas de paz,
alimentando en nuestro corazón
tu mismo anhelo por aquellos valores
sobre los que es posible construir,
con la fuerza que viene de Dios,
la "ciudad" a medida del hombre.

La profunda doctrina
que con estudio amoroso y paciente
sacaste de los manantiales
siempre vivos de la Escritura
ilumine a los que hoy sufren la tentación
de espejismos alienantes.

Obtén para ellos la valentía
de emprender el camino
hacia el "hombre interior",
en el que los espera
el único que puede dar paz
a nuestro corazón inquieto.
Muchos de nuestros contemporáneos
parecen haber perdido
la esperanza de poder encontrar,
entre las numerosas ideologías opuestas,
la verdad, de la que, a pesar de todo,
sienten una profunda nostalgia
en lo más íntimo de su ser.

Enséñales a no dejar nunca de buscarla
con la certeza de que, al final,
su esfuerzo obtendrá como premio
el encuentro, que los saciará,
con la Verdad suprema,
fuente de toda verdad creada.

Por último, ¡oh san Agustín!,
transmítenos también a nosotros una chispa
de aquel ardiente amor a la Iglesia,
la Catholica madre de los santos,
que sostuvo y animó
los trabajos de tu largo ministerio.

Haz que, caminando juntos
bajo la guía de los pastores legítimos,
lleguemos a la gloria de la patria celestial
donde, con todos los bienaventurados,
podremos unirnos al cántico nuevo
del aleluya sin fin. 
Amén.